Rafting es una palabra inglesa que significa descenso de ríos. Se trata de una actividad deportiva y recreativa que consiste en recorrer el cauce de los ríos en la dirección de la corriente, sobre algún tipo de embarcación. Las embarcaciones más comunes que se utilizan son la balsa, la canoa o el kayak(éste más conocido en España como piragua/piragüismo o canotaje en Sudamérica y Centroamérica).

Los ríos que se navegan haciendo rafting tienen un grado de dificultad, dependiendo de la velocidad de la corriente, la turbulencia del agua, la presencia y fuerza de remolinos, la existencia de rocas en el recorrido…

El efecto que produce la turbulencia en el agua se denomina comunmente como “aguas blancas” o “white waters” en inglés.

Es indispensable el uso del equipo necesario y el conocimiento de las técnicas básicas de remado y rescate aún cuando se va con un guía experto o con una compañía de descenso de ríos. El equipo apropiado consta de: casco, chaleco salvavidas, ropa y calzado adecuados y según la situación traje de neopreno. Un guía llevará siempre traje de neopreno, además de un cabo extensible de emergencia y un cuchillo de río.

 Además, podemos incluir en el equipo colectivo: cuerdas de rescate, bolsas secas, alimentos y bebidas, bomba de aire, anillas y botiquín.

Tanto la embarcación usada como los remos deben estar especializados en el descenso de ríos o rafting.

Una buena medida de seguridad consiste en no navegar nunca solo. Es muy recomendable hacer rafting en grupos de dos o más embarcaciones.